Quemar las naves…

Quemar las naves es un grito extremo…

Quemar las naves es un punto de partida… punto de no retorno, en el cual nada puede ya ser igual…

Quemar las naves, es sobre una posible derrota.. pero también: de las posibilidades…

Quemar las naves, nos retrotrae a un estado primigenio… cercano al nacer.. en donde la incerteza de todo captura la desazón.. el porvenir…

Quemar las naves es un acto pleno.. de conciencia o inconciencia, -Libre?… quizás..- de no vuelta atrás.

Quemar las naves… sólo te deja una chance..: tomar el camino por delante, y Caminar…

Más, «ese museo de nostalgias…» nos debe dar fuerzas y alentar.. de que quemar las naves no es sucumbir en las cenizas, sino desde el Fuego renacer…

«…el día o la noche en que por fin lleguemos
habrá sin duda que quemar las naves
así nadie trendrá riesgo ni tentación de volver

es bueno que se sepa desde ahora
que no habrá posibilidad de remar nocturnamente
hasta otra orilla que no sea la nuestra
ya que será abolida para siempre
la libertad de preferir lo injusto
y en ese solo aspecto
seremos más sectarios que dios padre
no obstante como nadie podrá negar
que aquel mundo arduamente derrotado
tuvo alguna vez rasgos dignos de mención
por no decir notables
habrá de todos modos un museo de nostalgias…»

‘Quemar la nave’; Mario Benedetti – (Fragmento).

¿Que piensas..? Comparte tu comentario...

// Website personal de Gustavo A. Zanetti.
A %d blogueros les gusta esto: