Tela rota…

cortó todos los lazos posibles…
ya nada le quedaba en ciernes..
se dejo llevar hacia donde el «viento» le guiara

-caminos cansados que ya había recorrido..-

por instinto… tocó su cara,
sientiendo ese frío: empezó a reconocerse…

Nada podía ya ser igual.

tela-campo-post

¿Que piensas..? Comparte tu comentario...

// Website personal de Gustavo A. Zanetti.
A %d blogueros les gusta esto: