Junio y una ley…

(…En contra de la Vida)

En días que preceden, se ha llevado a cabo y finalizado un puatado desarrollo de apertura para el debate de una ley que despenalice el aborto. — Argentina; 2018 –.

Desde manifestaciones de activistas; audiencias públicas; hasta llegar al debate parlamentario.. estas semanas previas marcaron para la «agenda» social, este tema como relevante. Desde distintos actores sociales se tomaron posiciones, y se manifestaron actitudes en pro y en contra. Por supesto, en nuestra Argentina contemporánea I.Aunque pensándolo.. quizás debiera decir ancestralmente: lo que debería ser intercambio o incluso franco debate.. se convierte en crispación y agresión -a veces, desmedida.. y siempre sin sentido-.

Las siguientes ideas, se sustentan en mi experiencia; en íntimas vivencias personales; en grupos… social, finalmente. También, en conocimientos: desde la medicina, la psicología, el psicoanálisis, y un arte de curar ampliado como puede considerarse la propuesta Antroposófica. En definitiva, un contexto teórico amplio, y «extenso».. que me nutre no sólo de saberes, sino también -y fundamentalmente- de valores.

 

Mi mirada es amplia, e intenta ser profunda en consideraciones de análisis de consecuencias en el «devenir del tejido social» -si es que esto es posible..-, ante una verdadera caracterización de las implicancias e incumbencias sobre este «proceso». Sin prejuicios, intento ver «más allá».. aunque sin duda.. desde el punto del cual parto, y tomo posición: no siempre ha sido así.

El único valor que se sustenta -y me impulsa-, es el respeto por la Vida. Lo demás es retórica.. -a veces «jeringosa».. o simple ruido..-. No hay valoración posible que pueda contrarrestar el Valor Inicial y Primigenio de la VIDA.

Se han esgrimido -literalmente, aunque muy lejos de ideales caballerescos-; argumentos falaces, tergiversados, argumentaciones vanales.. incoherentes, y de suma violencia, e intolerancia -por momentos, en casos particulares, y en ámbitos colectivos, también-; que sólo ratifican una posición; y dan contexto a un «cómo..» caracterizándolos.. a quiénes impulsaron (e impulsan) esta legislación de despenalización. Un «cómo en el hacer…» coherente, diría.. y de contexto acorde a los cometidos explícitos de la ley.

A considerar

Nuestra sociedad esta atravesada de violencia, en todos sus sentidos.. aparece y prevalece hasta en los espacios más inesperados.. Siendo así… quizás «una ley que aborte la vida» sea coherente. Sin embargo, muchos de los sectores sociales adherentes a su sanción, se resienten e incluso toman posición ante la otra violencia… ¿Cómo afecta en la personalidad/subjetividad de quien llevado a cometer un delito.. agreda hasta el extremo de matar a un semejante.. sabiendo, luego: de que social e institucionalmente «el matar» se avala?…II.O la misma violencia doméstica, que toma muchas formas, y que socialmente se ha resignificado, emergiendo desde la consigna/slogan «ni una menos» Se podrá argumentar que esto ya pasaba.. pero no me refiero a causas y efectos lineales.. sino más complejos, que en definitiva otorgan una nueva y más profunda disolución del tejido social.. que por momentos parece pender de pocos hilos…

Otro de los argumentos tergiversados ha sido el uso argumental falaz de la categoría Salud PúblicaIII.Se entiende por ‘Salud Pública’: «…práctica social integrada que tiene como sujeto y objeto de estudio, la salud de las poblaciones humanas y se le considera como la ciencia encargada de prevenir la enfermedad, la discapacidad, prolongar la vida, fomentar la salud física y mental, mediante los esfuerzos organizados de la comunidad, para el saneamiento del ambiente y desarrollo de la maquinaria social, para afrontar los problemas de salud y mantener un nivel de vida adecuado.» (‘Introducción a la Salud Pública’; Dra. Figueroa de López; S. – Univ de San Carlos Fac. Cs Médicas. – Guatemala). . Desde ya que no considero una herramienta factible «matar».. en pro de la salud pública… (de hecho, ésta frase anterior, podría desplegar imágenes de la historia de nuestro mundo, en el siglo XX particularmente, en situaciones de una medicalización y maquinaria esquisita al servicio de la muerte, en dónde -seguramente- no se incluía el término «salud pública», pero sí: ‘solución final’ IV.Y que claramente ilustra el Espacio de Memoria y Museo de Auschwitz/Birkenau.. –y esta evocación no es extrema, ya que los impulsos de su formulación, se «incorporan» desde el mismo Estado, y sus estamentos.. y con cierta perversidad llamativa–).

Según una definición amplia, y que deja abierto el sentido dinámico que ha tomado esta categoría -no sólo en lo científico sino también en lo político..-, podemos referirnos a la misma como: «actividad encaminada a mejorar la salud de la población…»V.‘Concepto actual de Salud Pública’ – Navarro; V. Universitat Pompeu Fabra; (Barcelona). / Johns Hopkins University; (USA). . Un análisis profundo de la misma, excede a este texto.. Sólo hacer mención de su consideración, y alentar una reflexión seria, sobre cuál es o sería el lugar instumental de esta ley, en cuanto a Salud Pública se refiere.. (Incluso llegando supuestamente a considerarlo como pŕactica de intervención preventiva primaria.. es un total despropósito)VI.Navarro; V. Op. Cit.. No creo justificada su apropiación como argumento tal. Y por supuesto, contrarrestra y también se contrapone, a todo un «movimiento» de inserción de una mirada de género en la mismaVII.«…Integrar las perspectivas de género en la salud pública significa tener en cuenta las diferentes necesidades de la mujer y del hombre en todas las fases del desarrollo de políticas y programas. El objetivo fundamental es lograr la igualdad de género. La incorporación de una perspectiva de género en la salud pública implica abordar la influencia de los factores sociales, culturales y biológicos en los resultados sanitarios, para mejorar así la eficiencia, cobertura y equidad de los programas..» (‘Integración de las perspectivas de género en la salud pública’; WHO). Desde este lugar de «nota al pie», y al respecto, quisiera destacar mi propuesta «semantica» de ‘igualdad de derechos ante el género’., y avanzando un poco más: además, ante la categoría de Salud SexualVIII.La ‘Salud Sexual’ es la integración de los elementos somáticos emocionales, intelectuales y sociales del ser sexual, por medios que sean positivamente enriquecedores y que potencien la personalidad, la comunicación, el amor. (‘Serie de Informes Técnicos No. 572. (pág. 6); OMS. 1975..

Acerca de la libertad (presunta)

Un punto realmente particular.. en cuanto análisis e implicancias.. y de un transfondo epistemológico profundo, es el tema de la libertad. IX.Nuevamente sólo a modo de disparador, ya que si bien podría afrontar el desafío, excede el marco para esta toma de posición.

Vanalmente. Caprichosamente incluso se podría decir, y a veces «desde un lugar retórico que sólo pretende imponer una supuesta idea» -en este eufemismo entiéndase: total falta de argumentación-, se pretende manifestar como un hecho/acto de libertad el poder disponer arbitrariamente de la Vida. ¿Realmente es así? ¿Es un hecho de ejercicio de libertad?

Lo primero que surge es replicar que no hay tal «libertad» que avale avasallar la «libertad-del-otro«. (aunque quizas «moral y socialmente» esto se encuentre ya desgastado). E incluso siendo permisivos ante una pérdida de valores, es interesante -e imperioso- ser serio y maduro en las valoraciones de significantes tan preciadosX.Entiéndase: una toma de posición verazmente argumentada, y que implique un total acto de responsabilidad ante la misma. .

Ante estos hechos.. ante una desición tan terminal… (porque lo es): ¿no sería oportuno pensar que la pérdida de libertad para estas mujeres?.. -e incluso de su proyecto de vida y familia- ¿no ha ocurrido antes? La falta de elección por la Vida: derecho fundante, básico e inalienable; creo, debería poner al menos, en pregunta, esta consideración.

Mi párrafo final lo reservo para lo cualitativo per se del rol social maternal de la Mujer, y de la familia -cualquiera sea su constitución..- (Y SÍ: La Familia en su conjunto, también, ya que es lugar de crianza); e independientemente de cualquier otro lugar de la mujer como actor social, ya que no se trata de ganancia de derechos, sino de una franca pérdida, como consecuencia de lo que simbólicamente esta ley subvierteXI.«La promoción de la salud consiste en proporcionar a los pueblos los medios necesarios para mejorar su salud y ejercer un mayor control sobre la misma…» «Las condiciones y requisitos para la salud son: la paz, la educación, la vivienda, la alimentación, la renta, un ecosistema estable, la justicia social y la equidad. Cualquier mejora de la salud ha de basarse necesariamente en estos prerequisitos…» (Carta de Ottawa sobre Promoción de la Salud; PAHO – 1986)..

Motivo de otras ideas, podría ser considerar las características propias de los actores impulsores; de los contextos políticos «oportunos» -o no-; y de cierto activismo que -ante una mirada atenta-, involucra más sentido de otra cosa que de tal.

El devenir de estas ideas.. es un intento de aporte a la toma de conciencia.

 

~GAZ | Junio (casi invierno) / 2018.

notas...    [ + ]

¿Que piensas..? Comparte tu comentario...