Antropología y Antroposofía | Rudolf Steiner. (Extracto)

— Extracto de la conferencia ‘Antropología y Antroposofía’ publicada originalmente como
Von Seelenraetseln. 1917 (GA 21).

barra separador

Voy a valerme de una comparación para ilustrar lo diferente que se ve todo el comportamiento del alma dentro de la ciencia espiritual antroposófica frente a la antropología. Pido al lector que se imagine un número de granos de trigo. Éstos pueden usarse para la alimentación, pero también pueden sembrarse en la tierra con el fin de cultivar otras plantas de trigo. Por un lado podemos guardar en la conciencia las representaciones obtenidas mediante las experiencias sensoriales, experimentando simplemente la reproducción de la realidad sensible. Por otro lado podemos experimentar las representaciones dejando que actúe en el alma la fuerza que ejercen en ella por la naturaleza que tienen, aparte del hecho de que son imagen de una percepción sensorial. El primero de dichos modos de acción de las representaciones en el alma se puede comparar con lo que será de los granos de trigo cuando sean consumidos como alimento por un ser vivo. El segundo es comparable con la producción de una nueva planta de trigo a partir de las semillas. Esta comparación sólo vale bajo la condición de considerar que la semilla se transforma en una planta similar a la anterior; en cambio, la representación que actúa se transforma en el alma en una fuerza que sirve para el desarrollo de órganos espirituales. Igualmente hay que tener en cuenta que la conciencia inicial de tales fuerzas internas sólo puede encenderse en representaciones cuya acción tiene una fuerza comparable a la de las cuestiones fronterizas antes mencionadas [que no pueden ser contestadas desde la ciencia antropológica convencional]: una conciencia que, una vez despertada, podrá servirse, aunque en menor medida, de otras representaciones para seguir adelante en la ruta emprendida.

Al mismo tiempo esta comparación apunta a otro resultado de la investigación antroposófica sobre la esencia de la vida representativa. Igual que la semilla transformada en alimento es aislada del flujo evolutivo propio de su esencia que la conduce a la formación de una nueva planta, así también la representación es desviada de su esencial orientación evolutiva cuando el alma, en el acto de la representación, la usa para reproducir una percepción sensorial. La evolución, que por su naturaleza y esencia corresponde a la representación, es la de actuar como fuerza en el desarrollo del alma. Del mismo modo que no se encuentran las leyes evolutivas inherentes a la planta examinando el valor alimenticio de sus semillas, menos se encontrará la esencia de la representación investigando cómo ésta genera el conocimiento reproductivo de la realidad que ella proporciona. Con lo cual no se quiere decir que esta investigación no sea justificada, Es tan justificada como la investigación sobre el valor alimenticio de las semillas. Pero igual que tal investigación no puede obtener otros resultados que el conocimiento de las leyes evolutivas del crecimiento de las plantas, así una epistemología que examina el valor cognoscitivo reproductivo de las representaciones tampoco podrá obtener resultados sobre la esencia de la vida representativa. Así como la esencia y naturaleza de la semilla no está predestinada a volverse alimento, tampoco es la esencia de la representación proporcionar el conocimiento reproductivo/recordativo. Es más, se puede decir que así como el hecho de ser usada como alimento es completamente accidental para la semilla, la reproducción cognitiva lo es para las representaciones. En verdad, en las representaciones el alma aprehende su propio ser en desarrollo. Y sólo a través de la propia actividad del alma sucede que las representaciones se vuelven mediadoras para el conocimiento de una realidad.

— Rudolf Steiner. ‘Antropología y Antroposofía’ (GA 21)

¿Que piensas..? Comparte tu comentario...