El Ser Humano, para un transcurrir armónico en esta vida, «deberá» integrar las tres capacidades del Alma: Pensar; Sentir; y Hacer; como paso inicial para su desarrollo… el cual no sólo involucra a su ser, sino que a su vez, la integración -lo social- con los demás seres..

Estas capacidades, aunque adquiridas, pueden opacarse.. -o incluso hasta perderse…-. Es nuestra labor cotidiana la que hace que paulatinamente se manifiesten en no sólo un pensar por pensar; un sentir «desproporcionadamente» -también en su contraparte: a veces casi nulo-; o en un hacer por hacer… -que nos mantiene ocupados-.

Lograr un sano equilibrio es parte del trabajo que conlleva un desarrollo interior o desarrollo personal. Darnos cuenta… ser concientes de estas características de nuestro Ser… nos orienta y allana un camino de trabajo, al que si nos disponemos libremente en su transitar, nos brindara la posibilidad de ir cultivando lo mejor de nosotros, para en plenitud, compartirlo… integrándolo a nuestro medio.

Conoce más acerca de nuestras propuestas… ()

 

Deja un comentario